el despertar de los cyborgs

El despertar de los cyborgs


Pikkoro y los demás están seguros de que han cambiado el futuro, o de que tal vez Trunks al volver para advertirles había cambiado las condiciones. La casi absoluta derrota del número 20 parece confirmar esto. Pero antes de que procedan a rematar al número 20, se aparece Trunks y les dice que esos no son los androides a los que se refería. Trunks resulta una doble sorpresa: para el enemigo, pues nada sabía de él, y eso hacía más peligrosa su situación; y para Vegeta, pues se da cuenta de que tiene el mismo nombre que su hijo y deduce que viene del futuro. En ese momento aparece Bulma, quien cree que ha terminado toda la lucha, lo que aprovecha el número 20 para disparar contra ella y distraer a los demás para poder escapar, mientras les grita que no tienen oportunidad, pues ahora despertará al número 17 y a la número 18 para que los destruyan a todos. Trunks salva a su madre y así mismo mientras el número 20 escapa por los acantilados.
Cuando el polvo se asienta, Bulma está a salvo e indentifica al número 20 como el mismísimo Dr. Guero, y asume que se convirtió en un cyborg para alargar su vida. Vegeta se dirige en su persecución, pero Trunks lo intercepta y le recrimina por no haber ayudado a su esposa e hijo, a lo cual Vegeta responde que esos dos no le interesan en lo absoluto y pretende continuar su persecución.

Los demás le reclaman a Trunks que su historia no era exacta e incluso que uno de los androides era el Dr. Guero en persona, comentario que trae de vuelta a Vegeta. Trunks no sabe la razón de la diferencia y asume que su viaje al pasado ha cambiado en alguna manera los acontecimientos. Para asegurarse, les describe a los androides que asolan su futuro y que posiblemente sean los números 17 y 18 que mencionó el Dr. Guero con anterioridad. Les dice que el número 17 es como de su edad en apariencia, con cabello largo y negro, y vestido muy informalmente, con jeans y una pañoleta, mientras el número 18 es mujer, rubia, vestida en estilo similar. Además, les advierte que contienen energía infinita, así que no requieren los dispositivos para absorberla. Como Bulma conoce al Dr. Guero (aunque no sabía que pertenecía a la Patrulla Roja), sabe más o menos la posición de su laboratorio, así que Vegeta se dirige allí para saldar cuentas. Trunks lo sigue, diciendo que aunque no le gusta el tipo, no quiere que su padre muera de nuevo. Esta declaración confunde a Bulma, así que le cuentan la verdad de Trunks y de su viaje en el tiempo. Bulma queda muy contenta al saber que su hijo será muy guapo en el futuro, pero Pikkoro la envía con Gohan de vuelta a casa (de paso cargan a Yajirobe, del cual todos parecen haberse olvidado) y se dirigen al laboratorio, no con el fin de seguir la lucha, sino de destruirlo y evitar el despertar de los otros androides.
Pronto, el Dr. Guero se da cuenta de que lo persiguen y que pretenden llegar a su laboratorio (está seguro de que es por culpa de Bulma) para destruir su trabajo. Sin embargo, sabe que llegará antes, pues nadie sabe su posición con exactitud, salvo él. Mientras, Vegeta fuerza su vuelo para comprobar el poder de su hijo y ve con orgullo que puede mantenerse a la par.

Pikkoro, Krilin y Tenshin Han llegan al Continente Norte, en donde se supone encontrarán el laboratorio del Dr. Guero, pero no saben su posición exacta. Deciden separarse y si alguno lo encuentra elevará rápidamente su ki para advertir a los demás. Krilin es el primero en ubicar al Dr. Guero, pero es demasiado tarde, pues éste puede ingresar a su laboratorio y sellarlo. En su interior descansan varias cápsulas a modo de sarcófagos y en dos de ellas encontramos sendas figuras humanas. Mientras activa a la primera, el Dr. Guero espera que los problemas con ellos hayan sido corregidos, aunque para estar seguro tiene un control que los desactivará. Todo parece ir bien al principio, cuando el número 17 y posteriormente la número 18 saludan cortésmente a su creador. Este ahora se siente confiado de vencer a Goku y sus amigos, pero de pronto el número 17 le arrebata el control de desactivacíon y lo destruye. Mientras tanto, al otro lado de la puerta están Pikkoro y Tenshin Han, alertados por la elevación del ki de Krilin y pronto se les unen Vegeta y Trunks. Vegeta se opone a que destruyan el lugar y con él a los androides antes que él tenga oportunidad de luchar contra ellos, pero antes de decidirse oyen los desesperados gritos del Dr. Guero.
Vegeta no espera más y destruye la puerta, con la cual expone a los tres ocupantes. El Dr. Guero insiste al número 17 para que ataque a nuestros amigos, pero éste tiene más interés en saber qué pasó con los demás modelos de androides y decide no atacar hasta que tenga deseos de hacerlo. Mientras, la número 18 descubre al inactivo número 16 y pretende activarlo, pero el Dr. Guero se opone por completo, pues lo considera una falla que falta corregir. El número 17 le echa en cara que haya usado un sistema de absorción de energía para el número 19 y para él mismo, a pesar de tener disponible el sistema de energía eterna usado desde el número 16. Deduce que demasiado poder los haría difícil de controlar y por eso mismo él teme a sus propias creaciones.
La número 18 insiste en activar al número 16 y el Dr. Guero los amenaza con reconstruir el mecanismo de control. En eso, ante la sorprendida mirada de nuestros amigos, el número 17 ataca al Dr. Guero, lo decapita y finalmente destruye la cabeza de su creador. Vegeta no está sorprendido ("no hay nada más natural que matar a alguien que te cae mal. Los saiya somos así, son ustedes los humanos los extraños"), pero los demás están horrorizados.
Trunks no está dispuesto a permitir el despertar de otro androide más, así que dispara dentro del laboratorio y lo destruye por completo. Nuestros amigos escapan con las justas, pero por desgracia también lo hacen el número 17 y la número 18 con la cápsula del número 16, el cual se apresuran a activar ahora que sus conexiones han sido cortadas. Un alto y extraño humanoide se levanta ante la mirada de Vegeta y los demás. Sin embargo, su actitud es bastante peculiar, pues no se porta agresivamente. Esto extraña al número 17 y a la número 18, quienes simplemente comprueban el imperativo básico programado en todos ellos: matar a Goku. Así que todos toman vuelo hacia el hogar de Goku. Vegeta está furioso, pues los androides no lo consideran su enemigo y lo ignoran, así que sale en su persecución, a pesar de los intentos de Trunks de detenerlo. Más adelante, los androides deciden tomarse su tiempo y aterrizan en busca de un auto que los lleve a su destino. Allí se enteran de que el número 16, aunque también del tipo de energía eterna, no es un cyborg como ellos, sino un robot, lo que hace al número 17 pensar en porqué el Dr. Guero volvió al tipo humano con ellos. De pronto se les presenta Vegeta, quién está completamente seguro de destruirlos a todos sin necesidad de ayuda. El número 17 le pide al número 16 ataque para así comprobar su energía , pero para sorpresa general se niega. Vegeta cree que es porque sabe que perderá, pero la número 18 sale al frente.

Los primeros choques demuestran la tremenda fuerza de Vegeta, mientras el número 17 toma debida cuenta de lo que ve. Sin embargo, luego de este "calentamiento" ambos deciden pelear en serio y Vegeta descubre de verdad cuán fuertes son estos androides. Termina empotrado contra la montaña justo en el momento en que los demás llegan a la escena del combate. El número 17 no está impresionado y es más, asegura que sólo participará si alguno de ellos interfiere en la pelea entre la número 18 y Vegeta. El número 16 aún se rehusa a pelear, aunque asegura que su imperativo básico es eliminar a Goku. Mientras, la batalla aumenta de temperatura y la número 18 recibe una serie de golpes y rayos que dejan su ropa hecha una miseria, aunque aparentemente ella sigue incólume. Le pregunta a Vegeta si Goku, es más fuerte que él, y éste asegura que antes lo fue, pero ahora, bajo las mismas condiciones de super saiya, él es más fuerte por ser el príncipe de los saiyas. Entonces, la número 18 le dice que entonces Goku no es fuerte, si Vegeta es tan poca cosa. Su siguiente ataque confirma su alarde: Vegeta es vapuleado con relativa facilidad, lo cual confirma el hecho de la energía inagotable de los androides, mientras la de Vegeta disminuye conforme se agota físicamente. Finalmente, queda a merced de la número 18 y Trunks no puede aguantar más . Espada en mano se lanza contra la número 18, pero es echado a un lado y dejado inconsciente por el número 17. Esto es como un fulminante y todos los demás se incorporan a la batalla. Aunque el número 16 sigue sin participar, pronto los androides dejan a sus contrincantes inhabilitados, mientras desprecian a Krilin.

El número 17 nota cómo el cabello dorado de Vegeta y Trunks ha revertido a su color normal (no tenía información de eso en su base de datos). Le indica a Krilin que les de las senzu a sus amigos para que se recuperen, pues ellos estarán felices de enfretárseles cuando quieran. Siguen su camino para encontrar a Goku, sin siquiera preocuparse por interrogar a sus amigos, pues han decidido hacerlo de la forma más entretenida. Mientras, el número 16 está preocupado porque tanto barullo ha espantado a una serie de pajarillos.

Krilin no puede detenerse. Corre hacia los androides y les exige saber sus intenciones. Estos le contestan que fueron creados con el único propósito de matar a Goku, y aunque el Dr. Guero ya no exista, ese imperativo continúa. Luego, ya verán. Después de todo, esto es sólo un juego para ellos. La número 18 se despide de Krilin con un besito en la mejilla y luego todos vuelan de allí. Krilin se recupera de la impresión para darles las senzu a sus amigos. Estos están sorprendidos tanto porque todavía están vivos como por el hecho de que los androides supieran del poder de las senzu. También se dan cuenta de que estos son increíblemente poderosos: incluso Trunks no los recuerda tan poderosos, pues él mismo podía contenerlos un poco, mientras ahora sólo bastó un golpe. Así que Vegeta parte, con su orgullo hecho pedazos, para hacerse más fuerte. Por su parte, Pikkoro parte en dirección de la Shinden, la casa de Kamisama. Krilin está seguro de que es para convencer a Kamisama de fusionarse con él y formar a un super nameksiano (el equivalente de super saiya) guerrero. Por supuesto, eso los dejaría sin las esferas del dragón al no haber el Kamisama (hay que recordar que Kamisama es el lado bueno de un nameksiano, única posibilidad para ser el Kamisama). Mientras tanto, deciden que deben ocultar a Goku, al menos por diez días, mientras la medicina actúe. Se dirigen entonces hacia la casa de éste, en donde recién se la ha administrado la medicina, la cual parece surtir efecto.

Pikkro llega donde Kamisama, quien está al tanto de sus intenciones. Sabe que los últimos acontecimientos demuestran la necesidad de unirse con el hijo de su otra parte, pero todavía duda y solicita tiempo para verificar la absoluta necesidad de una decisión tan drástica. Pikkoro lo desprecia, pero acepta esta última petición. Mientras tanto, los androides se han hecho de un auto y siguen su camino con toda calma, aunque la número 18 insiste en buscar nueva ropa, la cual quedó hecha jirones en su pelea contra Vegeta. Por su lado, Tenshin Han se dirige para reunirse nuevamente con Chaozu, mientras Trunks vuela junto con Krilin a la casa de Goku para moverlo a el Kame House lo antes posible. Sin embargo, todos están inquietos. Aunque los datos generales siguen igual, el nuevo y terrible poder de los androides los perturba, así como el hecho del androide adicional. La historia ha sido cambiada y no saben la razón por la cual eso ha sido posible. Llegan a la casa de Goku y recogen a todos para evitar que los androides los encuentren antes que Goku se recupere. Toman un avión y en el camino evalúan las posibles soluciones. La idea de volver en el tiempo al laboratorio del Dr. Guero (ahora saben su posición con exactitud) y destruir a los androides antes que se despierten es pronto desechada: no sólo Trunks no tendría energía para volver a su tiempo, sino que simplemente crearía una línea de tiempo más, en donde los androides no existirían , pero la actual (en donde existen) y la otra, con todos muertos (futuro de Trunks), no desaparecerían. Todo esto se le antoja muy complicado a nuestros amigos, aunque no a Milk, quien está muy agradecida a Trunks de que haya salvado a Goku. Se comunican con Bulma para ponerla al tanto y reciben una perturbadora noticia: la máquina del tiempo de Trunks ha sido hallada abandonada en una zona boscosa, totalmente cubierta de musgo y con señales de haber estado allí varios años. Una foto por fax confirma esto y Trunks no sabe qué puede haber pasado, pues él tiene su propia máquina en su bolsillo (reducida a cápsula) y su mamá (en el futuro) no construyó una segunda por falta de recursos.

Gohan y Trunks deciden dejar el avión y se dirigen al lugar donde se encuentra dicha máquina del tiempo. Bulma, por su parte, decide reunirse con ellos y deja a Trunks bebé a cargo de su abuela. Cuando llegan al punto exacto, descubren que en efecto es la misma máquina, incluso con las mismas marcas personales que hizo Trunks. Sin embargo, la cabina aparece con un agujero producto de una enorme temperatura, hecho desde el interior.

Es más, dentro se encuentra una extraña cáscara que parece ser un huevo, aunque de nigun ser que conozcan. Una revisión a los controles confirman la casi falta de energía y su fecha de partida y llegada: viene del futuro, tres años después del primer viaje de Trunks, y su llegada es un año antes del momento del regreso de Goku de Namek. Ahora están seguros de que lo que haya venido en la máquina ha causado tantos cambios en la línea temporal. Este hecho confirma a Kamisama sus peores temores. No sabe qué es lo que ha venido, pero sabe que debe dejar de ser un dios y pasar a ser un guerrero.

Regresar a Pagina Principal
Capitulo Siguiente