el entrenamiento de goku

EL ENTRENAMIENTO DE GOKU


Los amigos de Goku reciben todas las noticias acerca de los dos guerreros saiya que vienen en camino, y reciben otro shock al enterarse de la intención de Pikkoro (luego de regenerar su brazo, ante la sorpresa de los testigos) de llevarse al pequeño Gohan ("¡Ya sé! ¡Te lo quieres comer!", dice Krilin). Pikkoro los tranquiliza al decirles que pretende entrenarlo con miras al gran peligro que acerca. Por su lado, les sugiere que ellos empiecen su entrenamiento y que tengan listas las esferas para la resurrección de Goku. Bulma, por su parte recoge el visor dañado de Raditz para repararlo y adaptarlo para su uso. Eso sí, nadie como darle las noticias a Milk.

Mientras tanto, Goku ha sido llevado ante la presencia de Enmadaiousama, el gran señor de los muertos, quien sobre la base de las acciones de la persona decide su viaje al cielo o al infierno. Kamisama quiere conseguir el permiso para Goku puede ir ante la presencia de Kaiousama, uno de los poderosos dioses del cielo para que pueda entrenarse. Luego de algunos problemas producto de la actitud despreocupada de Goku (¡incluso trata de "viejo" a Enmadaiousama!) consiguen su propósito y Goku es llevado al inicio del camino del dragón, el cual resulta medir la friolera de un millón de kilómetros. A pesar de la nueva capacidad de volar que aprendió durante su lucha con Raditz, recorrerlo le tomará varios meses. Aún así, el eterno optimista le pide a su guía que le avise a Uranai Baba para que lo espere dentro de un año para llevarlo nuevamente a la Tierra.
En la Tierra, Pikkoro inincia su especial entrenamiento despertando al pobre Gohan mediante el expeditivo método de lanzarlo a una laguna. Niño de casa como es, Gohan está completamente desorientado y asustado, pero a pesar de ello, Pikkoro le da las crueles noticias de frente y le dice que deberá volverse más fuerte que lo que logró contra Raditz para poder salvar a sus amigos.

Gohan no cree que pueda hacer algo y para convencerlo, Pikkoro lo toma y lo lanza con gran fuerza contra una gigantesca columna de roca. Ante el inminente, Gohan eleva su poder inconscientemente y emite una poderosa descarga de enrgía que destruye al peñasco. Sorprendido por lo que acaba de hacer, inicia su entrenamiento muy a su pesar. Pikkoro de inmediato lo abandona para que procure su propio sustento y empiece a fortalecerse. Kamisama los observa, preocupado por lo salvaje del método de Pikkoro, pero comprende lo desesperado de la situación y la necesidad de medidas extremas. Sabe que dentro de un año la llegada de lo guerreros saiya puede significar la muerte de Pikkoro y, por ende, la suya propia.
El entrenamiento de Gohan resulta ser bastante espectacular, y comienza cuando tiene que escapar de un dinosaurio hambriento. De nuevo, su poder y fuerza actúan instintivamente, y da un tremendo salto hasta la cima de un peñasco, aunque después no sabe como bajarse. Para acallar sus constantes lamentos, Pikkoro le envía una manzanas que el hambriento Gohan despacha sin preocuparse mucho de dónde vinieron. El problema surge durante esa noche, cuando la luna llena activa el cambio de Gohan y su transformación a gorila gigante amenaza incluso a Pikkoro, quien hace desaparecer la luna para terminar con la transformación. Para evitarse mayores líos, le corta la cola, le crea un traje como el de Goku con su poder y le deja una espada. Finalmente, se promete que en sólo seis meses lo tendrá combatiendo.
En el Kame House, una agotada Bulma ha logrado terminar la reparación del visor y empieza inmediatamente a calcular los niveles de energía de los presentes. Entonces se ven interrumpidos por la llegada de Yajirobe, quien prácticamente les ordena que deben reunirse con Yamcha, Tenshin Han y Chaozu en la torre de Karin para trasladarse al Shin Den e iniciar sus entrenamientos a cargo del mismo Kamisama. Justo antes de partir se aparecen Milk con Ox Satán, y las noticias combinadas del "entrenamiento" de Gohan y la muerte de Goku mandan a la pobre Milk a la inconsciencia.
Seis meses han pasado y Gohan es mucho más resistente y acostumbrado a la vida a la intemperie. El primer dinosaurio que lo persiguió es ahora su fuente de carne fresca, mediante el incómodo trámite de rebanarle un pedazo de cola cada vez que lo desea. Entonces, Pikkoro inicia las técnicas de lucha de inmediato. Bastante brutal, no se mide, pues sabe que el enemigo es mucho más cruel.

Por su parte, Goku llega al final del camino del dragón y buscando en las cercanías ve una pequeña luna (en extensión, recuerda mucho a la luna del cuento "El Principito"), a la cual llega de un salto. Dicho mundo fue una gran sorpresa, pues lo atrajo con una fuerza de gravedad espectacular, varias veces mayor a la de la Tierra, y literalmente la aplastó contra la superficie. Goku se sorprende ante lo pesado que se siente, pero antes de recuperarse se encuentra con un simio al que equivocadamente toma por Kaiosama. Luego de una embarasoza situación en donde se pone imitar al mencionado simio, Goku se encuentra con el mismo Kaiosama, quien luego de varias negativas acepta tomarlo como alumno ("solo si logra hacerlo reír", cosa que Goku consigue fácilmente con un juego de palabras).
Sin embargo, antes de iniciar el entrenamiento en sí, Goku deberá atrapar a Bubbles, el simio que encontró al llegar. Esto prueba ser bastante difícil, pues la alta gravedad, diez veces a la terrestre, evita que Goku pueda moverse con velocidad. Se despoja de sus ropas de plomo y con ello gana algo más de movilidad, pero Bubbles está acostumbrado a esa gravedad y comienza a correr con gran velocidad. Kaiosama le pregunta si desea rendirse, pero Goku sólo está hambriento (depués de todo, no ha comido en seis meses). Kaiosama entonces lo invita a almorzar, aunque después se arrepiente, pues Goku consume gran parte de sus provisiones del año ("nunca vi a un muerto con tanto apetito", diría Kaiosama). Recuperadas sus fuerzas, Goku reinicia su prueba, pero Kaiosama le advierte que los saiya provienen de un mundo con una gravedad similar, y que cmo guerreros son más fuertes que incluso el mismo Kaiosama. No le da muchas esperanzas a Goku, pero él lo tranquiliza (y sorprende) al decirle "¡no hay problema! Yo también soy saiya".
Mientras tanto, en la Tierra, Gohan sigue bajo la tutela del taciturno Pikkoro. Durante un receso, Gohan le pregunta acerca de su antigua lucha con su papá, y Pikkoro afirma que dicha lucha no ha terminado, pues luego de vencer a los saiya pretende vengar a su "padre" (el Pikkoro original). Gohan, sin embargo, le hace notar lo malvado que había sido y que ahora se preocupa por otros, cosa que perturba a Pikkoro y lo manda a dormir.
Cuarenta días han pasado y al final Goku logra atrapar a Bubbles, lo que formalmente da inicio a sus entrenamientos de combate, a sólo 118 días de la llegada de los saiya. Y en el Shin Den, el resto de compañeros de Goku estan en pleno entrenamiento con Kamisama y la ayuda del infaltable Mr. Poppo.

Regresar a Pagina Principal
Capitulo Siguiente