la llegada de los androides

La llegada de los androides


En el camino se encuentran con Krilin y pronto ubican la isla en cuestión. También se dan cuenta de la existencia de una ciudad de regulares proporciones, por lo que deciden ubicarse en algún lugar alejado y así poder atraer la lucha lejos de la población civil. En una montaña cercana encuentran a Yamcha y Tenshin Han, cuando aterrizan se dan con la sorpresa de encontrar a Bulma con un pequeño en sus brazos. Goku está sorprendido por la irresponsabilidad de Bulma de venir al lugar que decidirá el destino del futuro con un bebé en brazos, pero Bulma responde que se irá tan pronto como pueda ver a los androides. Gohan asume, como todos los demás, que el bebé es hijo de Yamcha, pero esté, con una cara larguísima, les dice que no es suyo. Goku se acerca y le dice al bebé "así que tu papá es Vegeta, ¿no, Trunks?". Bulma está asombrada, pero Goku comenta que le vio el parecido. Debido a que Bulma insiste en saber cómo supo el nombre, Goku responde apresuradamente que de seguro tiene algún poder telepático en él.
Pero a Pikkoro no le importa en absoluto esa charla intrascendente, y pregunta más bien por Vegeta. Bulma no sabe dónde se encuentra, pero Goku está seguro de que se aparecerá en algún momento. Por su lado, Tenshin Han ha dejado a Chaozu, quien no está al nivel de la batalla que les espera. Son las 9:30 am y sólo faltan 30 minutos para el encuentro.

Mientras esperan, comentan acerca de Trunks y su ausencia de cola (seguro se la cortaron, deduce Krilin). De pronto llega Yajirobe en su auto volador, le entrega a Goku una bolsa con algunas senzu y luego se retira ("no soy tan idiota como para quedarme, con lo que les espera"). En eso, Yamcha les hacer notar que ya son las 10:17 am, pero antes que empiecen a preguntarse acerca de la veracidad de las profecía de Trunks, el auto de Yajirobe estalla en el aire al chocar con dos objetos que llegan rápidamente hacia la ciudad. Logran ver a los androides aterrizar en la ciudad, pero no pueden detectarlos por su ki (algo normal, pues son seres artificiales). La confiada ciudad no sabe que los extraños seres que pasean por sus calles ahora pueden cambiar el destino de toda la humanidad.

Como no pueden detectar a los androides por su ki, Goku dispersa a sus amigos para ubicarlos visualmente. Gohan se dirige al mar para recoger a Yajirobe, quien logró sobrevivir al impacto, y los demás buscan denodamente a sus enemigos. En la ciudad, la extraña pareja, un tipo con apariencia de estatua china y un viejo, ambos con emblemas de la Patrulla Roja, comienza una seguidilla de asesinatos sin sentido. Una mujer grita y eso atrae a Yamcha, quien hace el macabro hallazgo. Lamentablemente, cae en una emboscada y el viejo lo atrapa por la cabeza para luego absorber su energía y atravesar su cuerpo con la otra mano.
Aunque los androides no pueden ser detectados por su ki, la lucha y posterior debilitamiento del ki de Yamcha alerta a los demás, quienes llegan justo antes que esté muera. Krilin lleva a Yamcha a la montaña, en donde lo esperaban con una senzu, mientras los demás se enfrentan a sus enemigos. Se sorprenden mutuamente al conocer todos de la presencia y los nombres de sus contrincantes. Pero los androides nada saben acerca de la advertencia de Trunks, y Goku no conoce los datos que los androides puedan tener. Goku prefiere llevar la pelea a un lugar deshabitado, pero los androides comienzan a destruir todo. Finalmente, el reto de Goku logra que los androides lo sigan y todos vuelan a un lugar más apropiado. Mientras tanto, Yamcha se ha recuperado gracias a las senzu, pero debe apresurares para llegar con los demás, pues debe advertirles que sus enemigos tienen la capacidad de absorber la energía de sus oponentes.
Krilin, Gohan y Bulma se horrorizan al saber del dispositivo inventado por el Dr. Guero y Gohan parte de inmediato para advertirles. Yamcha está intimidado por su último encuentro, y luego de mucho vacilar, sigue a Krilin y Gohan.
Por su parte, los androides deciden que ya está bien de volar y escogen un sitio para su batalla. Antes de empezar, Goku exige a los androides que expliquen por qué saben tanto de ellos, y estos hablan de un súper robot espía enviado por la Patrulla Roja después que Goku destruyese a la organización. Lo siguió por todo el mundo y analizó sus luchas en el Tenkaichi, contra el viejo Pikkoro e incluso contra Vegeta. Pikkoro les preguntó si se habían cuidado de analizar sus datos durante las luchas en Namek, pero el androide viejo responde que eso no es necesario, pues han extrapolado sus datos con su crecimiento y edad, así que saben de su nivel de energía actual. Por supuesto, Pikkoro y Goku ahora están seguros de poder vencer, pues sus enemigos no saben nada de los super saiya. El androide viejo, el cual se denomina a sí mismo como número 20, indica que aunque su nivel haya subido, ni siquiera son rival para el número 19 solo. Goku decide empezar a luchar él primero, pues es el blanco primario del odio de estos seres. Pikkoro comenta que el número 20 habla como si fuera el Dr. Guero, a lo que éste responde que el Dr. Guero murió hace mucho tiempo, y que él es sólo un androide. Goku inicia la lucha, pero Tenshin Han se preocupa porque ha visto a Goku falto de aire y el mismo proceso de llegar a super saiya parece estar al límite de sus capacidades.

El ataque de Goku parece confirmar su confianza. Su velocidad y fuerza exceden en mucho a los cálculos del número 20, y este comienza a preocuparse porque después de todo el número 19 puede consumir toda su energía antes de poder vencer a Goku y ser destruido. La fuerza de Goku también impresiona a sus amigos, especialmente a Tenshin Han, quien ahora comprende la enorme diferencia de energía que hay entre él y los demás. En eso llegan Gohan, Krilin y Yamcha. Al parecer, la pelea va bien, así que Yamcha supone que su pérdida de energía no fue debido a algún poder de los androides. Pikkoro oye su comentario y pide más detalles.
Mientras tanto, la pelea empieza a alargarse, pues el nivel de energía de Goku empieza a bajar consistentemente. Este decide terminar con el número 19 con un Kame Hame Ha, pero cuando lo hace, el número 19 lo absorbe con facilidad a través de unos dispositivos en sus palmas. Pikkoro advierte a Goku que no debe lanzarle ondas de energía, pues es capaz de absorberlas, así como tampoco debe dejarse tocar. Goku se debilita y el número 19, ahora con su energía recargada, se lanza al ataque y demuestra su nuevo nivel de energía y velocidad. Esquiva con facilidad a Goku y le conecta una serie de dolorosos golpes. Sus amigos están asombrados de cómo ha bajado su nivel con sólo una absorción de energía y tratan de ayudarlo con una senzu, pero está no tiene mayor efecto. Gohan se da cuenta de que es una enfermedad al corazón de la que le hablase el joven del futuro. Krilin no cree que sea eso, pues para eso tuvo la medicina y debería estar curado. Lamentablemente, Gohan le dice que como nunca presentó síntomas y siempre estaba tan saludable, nunca tomó el remedio. Pronto, Goku no puede mantener su nivel de super saiya y revierte a su estado normal, cosa que aprovecha el número 19 para empezar a absorber toda su energía. Sus amigos tratan de ayudarlo, pero son interceptados por el número 20, quien hiere a Pikkoro con un rayo que sale de sus ojos. Todo parece perdido para Goku, pero de pronto aparece Vegeta, quien de una patada aleja al número 19. Después de todo, "sólo él tiene el derecho de vencer a Kakarotto".

Pikkoro se levanta al oír el nombre de Vegeta, pues sólo había fingido ser herido para tomar al número 20 por sorpresa. Vegeta se burla de Goku, pues llevó su nivel al super saiya aun cuando su cuerpo estaba dañado. Patea a Goku hacia sus compañeros para que se lo lleven y le den su medicina. Yamcha se ofrece a llevarlo, pues es poco lo que él puede hacer en la batalla en sí (le advierten que tome la misma medicina, pues el virus podría ser contagioso). Vegeta se dirige hacia los androides, quienes están muy confiados en su victoria. Deciden dejar a Goku para el final y el número 19 se prepara. Sin embargo, se dan con la enorme sorpresa de que Vegeta también puede llegar a super saiya, especialmente con todo el entrenamiento que ha seguido. Consciente de los dispositivos en las palmas de sus enemigos, demuestra el verdadero poder de un super saiya al barrer el piso con su enemigo, para finalmente hacer un gigantesco cráter con él. Se dirige confiado hacia él, pero de pronto número 19 se levanta y toma a Vegeta de sus brazos. Vegeta aprovecha la situación para colocar su pies sobre el pecho del número 19 y aplicar toda su fuerza. A pesar de la cantidad de energía que le ha robado, pronto los brazos del número 19 ceden y pierde su capacidad de robar energía. Asustado, trata de huir, pero el "big bang attack" de Vegeta lo reduce a pedazos.
Vegeta está muy debilitado por el robo de energía del número 19, pero aún así hace un "bluff" con el número 20 y éste decide escapar a las montañas. Vegeta aprovecha para exigir una senzu y recargarse. Luego se dirige para derrotar al número 20 ("los demás vayan a tomar su lechecita a casa"). Los demás deciden seguirlo, aunque Pikkoro les advierte que si detectan al androide, deberán avisarle a él o a Vegeta. Mientras tanto, Vegeta tiene problemas para encontrar al número 20 por lo accidentado del terreno, así que decide reventar el sitio.
Mala idea, pues el número 20 intercepta el rayo de Vegeta y se recarga. Pero aún así se da cuenta de que no podrá con Vegeta en ese nivel, y decide escapar hacia su laboratorio, aunque no parece muy convencido de ir. De pronto, detecta a los demás y decide robarles su energía. Elige a Pikkoro, pues es el más fuerte depués de Vegeta, y lo atrapa a traición. Le absorbe su energía casi por completo, pero Pikkoro logra llamar telepáticamente a Gohan en su ayuda, y su debilitado ki le da la posición a sus amigos, quienes lo liberan justo a tiempo. Una senzu devuelve sus energías a Pikkoro y los demás rodean al número 20. Pikkoro pide a Vegeta que lo deje enfrentarse al androide. Como le ha robado su energía, el número 20 está seguro de que podrá vencerlo, pero pronto descubre que algo anda mal. Al final, Pikkoro le arranca uno de sus brazos y lo estrella contra el suelo. Por la vía más dura, el número 20 ha conocido el control del ki, el cual permite elevar el nivel de energía durante el momento de la batalla en sí, por lo que la energía que le robó antes era de un nivel muy inferior.

Mientras tanto, Trunks ha llegado al lugar del encuentro, donde descubre que sus cálculos no fueron exactos y que ha llegado tarde. Duda entre buscar a los demás o ir más atrás en el tiempo, pero la energía de su máquina del tiempo sólo durará para regresar a su época, así que decide ir en dirección de los poderosos ki de nuestros amigos. En el camino se cruza con Bulma, quien al fin ha logrado convencer a Yajirobe de que la lleve al lugar del encuentro. Mezcla de cobardía y lógica, Yajirobe trata de convencerla de volver, pues debe pensar en la seguridad de su bebé, pero Bulma neciamente quiere seguir adelante. Trunks llega al lugar del primer encuentro, donde encuentra los restos del número 19 y se da cuenta de que no los reconoce.

Regresar a Pagina Principal
Capitulo Siguiente